Ruta Tropera Ancestral

La Ruta Tropera Ancestral de Codpa, es un recorrido por la historia y arqueología de un territorio salpicado de relevantes manifestaciones del pasado, huella de la vida y de las obras de distintos períodos culturales, que permiten introducirnos a la red de caminos precordilleranos usados antiguamente por caravaneros y arrieros que intercambiaban sus bienes y productos con la costa y el altiplano. El viaje, por sus principales enclaves, nos propone el descubrimiento de una sucesión de épocas y culturas, hasta la inmediata llegada de los españoles, que transformó para siempre el paisaje y la historia del valle de Codpa.

 

  • IMG 5128
  • SA9A2423
  • SA9A2437
  • SA9A2438

Ir a la Galería

 

Día 01  
08:00 Arica / Desvío Corralones
10:00 Corralones / Altos de Chitita
11:30 Altos de Chitita / Poblado de Chitita
13:00 Descanso
15:00 Poblado de Chitita / Caserío de Palca
15:30 Caserío de Palca / Iglesia de Sibitaya
16:30 Descanso
17:00 Iglesia de Sibitaya / Poblado de Chitita
18:00 Poblado de Chitita / Poza de la Sirena
18:30 Poza de la Sirena / Poblado de Codpa
19:00 Refrigerio - Cena (Opcional)
20:00 Paseo Nocturno Codpa (Opcional)
21:00 Retorno - Descanso

 

Atractivos

 

Contexto de las rutas troperas y caravanas

En el valle de Codpa es común encontrar vestigios y evidencias de los antiguos habitantes que vivieron en este lugar. En este sentido, hace 10.000 años atrás, la zona norte de Chile estaba recién comenzando a poblarse, pues anteriormente todo el continente americano estaba deshabitado. Estos primeros habitantes correspondían a grupos que se conocen como sociedades cazadoras-recolectoras, lo que significa que para su subsistencia se dedicaban a la caza de animales y a recolectar frutos y semillas silvestres, sin saber cultivar o tener animales domesticados

A este primer periodo en el cual se desarrollaron estos grupos se le llama arcaico, y se extiende desde aproximadamente los 10.000 años hasta unos 4.000 años atrás. Estos grupos eran de pequeño tamaño, quizás solo grupos familiares sin grandes diferencias ni jerarquías sociales, los cuales debían estar en constante movimiento para poder encontrar su alimento.

Alrededor de 3.000 años atrás comienzan a surgir múltiples avances tecnológicos y se producen fuertes transformaciones económicas. Estos cambios definen lo que es el segundo período cultural, los grupos humanos empiezan a manejar adecuadamente el cultivo de plantas y la domesticación de animales, lo que conlleva el surgimiento de formas de vida completamente diferentes, este nuevo periodo puede ser reconocido como periodo de agricultores incipientes.

Coherente con este cambio amplio, los grupos humanos han crecido en número y han comenzado a complejizarse, estableciéndose contactos que abarcan una amplia área de influencias con contactos desde el mar al altiplano y selvas del oriente. Este período de florecimiento y cambio terminaría pasado el año 500 después de Cristo, cuando las sociedades han alcanzado un manejo eficiente de la producción de alimentos cultivados. A este período lo podemos denominar como de agricultores avanzados.

Finalmente, pasado el año mil después de Cristo, se encuentra el segundo momento, en que se consolida una entidad político – cultural con una fuerte identidad, la que extiende su territorio de influencia por los valles costeros y medios entre Lluta y Camarones.

Durante este periodo de agricultores avanzados, se desarrolló un modelo de complementariedad de recursos, donde hubo un tráfico constante de productos típicos de los diferentes climas presentes en las diversas zonas del área, permitiendo complementar los productos del valle con los de la selva por ejemplo. Esto implicó el desarrollo avanzado del tráfico de caravanas, donde mediante el uso de llamas se movilizaron los productos entre los diferentes sectores a través de una red de rutas y caminos precordilleranos que unían el valle con la costa y el altiplano.

Hacia el final de este periodo (alrededor del año 1.300 al 1.500 después de Cristo) surge un complejo patrón jerarquizado de asentamientos, con la aparición de pukaras en los sectores altos del valle y asentamientos de tipo estancia o haciendas ubicadas en el fondo del valle. Previo al contacto hispano, el tráfico de bienes e intercambio cultural y social, fue posible gracias a la red de caminos y rutas troperas, siendo utilizados inicialmente por aymaras marchantes y también utilizados por arrieros en sus caravanas hacia la costa. Estos caminos son verdaderas obras de ingeniería creadas por los antiguos ancestros, destacándose las rutas troperas del sector de Ofragía–Cachioca y Altos de Chitita y Codpa.

Finalmente, dentro de las rutas reconocidas en el corredor altoandino, que pueden servir como circuitos integrados para futuros productos turísticos en el ámbito regional, se encuentra el Camino del Inca o Qhapaq Ñam, en el tramo Zapahuira – Putre y el circuito de las Lagunas Cotacotani en Parinacota. Adicionalmente, existen otros senderos y rutas por toda la precordillera de la comuna de Putre, como Belén, Pachama, Ticnamar y Timalchaca, que conectann directamente con el poblado de Parcohaylla y el Monumento Natural Salar de Surire. Adicionalmente, los pueblos precordilleranos de Putre se conectan con el poblado de Timar y Cobija, ambos pertenecientes a la comuna de Camarones.

 

Descarga Tríptico Digital del destino

Descarga Guion de Ruta Tropera, Recorriendo el valle por rutas ancestrales.

 

  • arica gobierno regional
  • sernatur
  • logo 3
  • camara turismo camarones
  • logo uta
  • logo cigol